Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

LimónApps | June 20, 2019

Scroll to top

Top

Rigth now get betting bonus from bookmakers
One Comment

¿Y quién fiscaliza a los medios?

Por Loreto Daza N., directora Carrera Periodismo

Los diarios nacionales tienen una cuenta pendiente con sus lectores. El cuarto poder, responsable de fiscalizar los focos de influencia en la sociedad, debe centrar su energía en un ámbito más relevante y de mayor seriedad para el país como es ganar en credibilidad y trabajar en mejorar la calidad del periodismo. En este terreno existe un vacío que se puede convertir en una gran oportunidad para la prensa, pero es un paso que exige audacia y valentía de parte de los directivos de los medios de comunicación.

Se trata de responder la siguiente interrogante: Así como los diarios fiscalizan las instituciones ¿Quién se encarga de fiscalizarlos a ellos? ¿Quién es el responsable de comunicarle a los editores que sus notas son contradictorias? En la frenética tarea de imprimir un diario para el día siguiente, ¿quién se preocupa de recordar los principios que inspiran a un medio en particular?

Los invito a mirar con detención la experiencia del The New York Times . En 2003 –tras el desastroso escándalo de Jayson Blair, el periodista que publicó más de cuarenta notas plagiadas e inventadas– la directiva optó por abrir espacio para fiscalizar su propio diario. Para reparar la debilitada reputación y credibilidad de éste, exigió la renuncia de Howell Heines el editor ejecutivo responsable de llevar al NYT a ganar seis premios Pulitzer por la cobertura del 11 de septiembre. Y, además, se creó el cargo del Public Editor.

Su misión es leer el diario y aportar, sin la intervención de los directivos y sin temor a represalias, a que el medio cumpla con su responsabilidad de entregar información objetiva, acuciosa y completa. Es el encargado de evaluar, comentar y velar por la integridad del NYT.

La principal fuerza del cargo se sustenta tanto en la independencia del Public Editor como en la trayectoria de quien lo ocupa. Se trata de un consultor externo, que trabaja en forma autónoma e independiente de los directores y editores del diario. Hasta el 2010 ejerció el cargo Clark Hoyt, premio Pulitzer. Actualmente, lo ocupa Margaret Sullivan, quien ha sido jurado del premio Pulitzer en más de seis oportunidades.

Pero la audacia del NYT no se detiene allí. Los errores que detecta no se guardan en secretos de pasillo o entre cuatro paredes. El Public Editor publica en el NYT dos columnas al mes en las cuales aborda temas tan variados como la falta de consistencia de algunos artículos o el uso de fuentes anónimas. Se trata de una mirada seria, entretenida y de largo plazo para rescatar lo que se está haciendo bien y lo que falta por lograr.

Estas columnas se han convertido en lectura obligatoria para los interesados en la industria del periodismo, a tal punto que el primer Public Editor, Daniel Okrent, convirtió sus trabajos en un exitoso libro de ventas: Public Editor Number One.

Chile ha cambiado en los últimos años. Es un país menos ideologizado, las nuevas generaciones son más tolerantes, más exigentes y también piden más transparencia. Si bien la prensa ha recogido en sus publicaciones estos cambios en la sociedad, no ha sido capaz de aplicarse a sí misma los nuevos requerimientos.

Invito a los grandes medios de influencia a dar un paso adelante en la historia de la prensa del país. Los verdaderos triunfadores serán quienes logren –a pesar de los obstáculos y de los costos– informar en forma acuciosa, objetiva y completa.

 

 

 

Comentarios

Comenta