Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

LimónApps | March 25, 2019

Scroll to top

Top

Rigth now get betting bonus from bookmakers
Sin comentarios

Qué gran momento en la historia para ser periodistas

Johanna Carrillo

Por Johanna Carrillo, Senior Program Director del International Center for Journalists, con sede en Washington, D.C. Carrillo es egresada de Periodismo UDD de Concepción. 

“¿De cuántos datos estamos hablando?”, preguntó el reportero del periódico alemán Suddeutsche Zeitung. “Más de los que jamás has visto”, respondió la fuente anónima que inició la filtración de los Panama Papers. Luego de ver la cantidad de documentos que estaban en juego, el reportero y su medio supieron que solo había una manera de llevar a cabo una investigación profunda: colaborando con periodistas de todo el mundo.

Contactar al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), fue el primer paso, al que más tarde siguió la creación de un sistema protegido de búsqueda con doble autentificación para los documentos filtrados. Más de 400 reporteros trabajaron en secreto por más de un año antes de que nada de esto se hiciese público. ¿La cantidad de material por analizar? 4,8 millones de emails, 3 millones de documentos de bases de datos, 2,1 millones de PDFs y 1,2 millones de imágenes, entre otros.

El impacto de los Panama Papers no solo se está viendo en Islandia, China, el Reino Unido, Rusia, Argentina y más de 50 otros países, sino que también en el periodismo global. Como Directora Senior de Programas del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ, por sus siglas en inglés) trabajo con reporteros y editores de decenas de países y he sido testigo de los cambios que ha traído el periodismo de datos a la profesión.

Como una organización sin fines de lucro con sede en Washington, D.C. ICFJ siempre ha estado a la vanguardia de la revolución de las noticias. Nuestros programas facultan a periodistas e involucran a la comunidad con nuevas tecnologías y mejores prácticas de la profesión.

ICFJ cree que un mejor periodismo conduce a una vida mejor y nuestras redes de periodistas y empresarios de medios están transformando el rubro. Durante los últimos 32 años, hemos trabajado con más de 92 mil profesionales, periodistas ciudadanos y directores de medios de 180 países y contamos con socios locales comprometidos y con una amplia red de becados.

De una manera u otra, muchos de nuestros amigos y socios fueron parte de los Panama Papers. Particularmente, podemos destacar tres “ICFJ partners” o iniciativas que trabajan directamente con nosotros o que son parte de nuestra red porque han sido proyectos creados por nuestros becados: Connectas, OCCRP y ANCIR, que es una red de centros de periodismo investigativo en África.

Esta nueva era del periodismo ha sido posible gracias a la existencia de dos factores tecnológicos importantes: herramientas de encriptación y anonimato que hoy están ampliamente disponibles, lo que le hace más fácil a una fuente secreta, revelar información confidencial a los periodistas. Y recursos para la transferencia “segura” de datos masivos que están siendo utilizados cada vez más por grupos de periodistas, lo que permite una mejor colaboración.

Esta cooperación es una manera de sobrepasar obstáculos para los periodistas como la autocensura por el miedo a los dueños de los medios o de las corporaciones, amenazas de los traficantes de drogas y ataques cibernéticos, entre otros factores. Colaborar con otras salas de redacción también evita que sea solo un medio de comunicación el que esté en riesgo de ser atacado o vetado.

Los Panama Papers destaparon una colaboración histórica y masiva, pero hay otros casos importantes de uso de datos en una coordinación global y, ya queda claro, habrá muchos más. Gracias al programa Iniciativa Regional para el Periodismo de Investigación en las Américas de nuestro centro, por nombrar un ejemplo, se pudo realizar el famoso reportaje sobre la “Casa Blanca de México” que sacudió al gobierno mexicano. En este caso el periodista de Aristegui Noticias realizó una investigación sobre un potencial conflicto de interés del presidente Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, su mujer. El reportaje reveló que la filial de una empresa china es la principal propietaria de la mansión de la familia presidencial, valuada en US$7 millones. A la vez, la empresa había recibido un contrato para la construcción de un tren de alta velocidad en el país.

Este programa de ICFJ capacita a periodistas de investigación y utiliza herramientas digitales para cubrir temas como el narcotráfico, la trata de personas, la corrupción, la violencia de las pandillas y la degradación ambiental. La iniciativa ha permitido que los periodistas de América Latina colaboren en historias transfronterizas de vital importancia y hasta ahora se han publicado más de 50 reportajes de investigación. ICFJ implementa este programa en colaboración con Connectas, una iniciativa periodística colombiana sin fines de lucro que promueve la producción, el intercambio, la capacitación y la difusión de información sobre temas claves para el desarrollo de las Américas. Connectas es, además, una de las organizaciones involucradas en los Panama Papers.

ICFJ y sus socios ponen un énfasis especial en la capacitación en protocolos de seguridad, incluyendo seguridad cibernética, y en el uso de herramientas como Secure Reporter, una plataforma colaborativa de nuestro centro construida para entregar seguridad a los periodistas que trabajan en investigaciones delicadas. Es una “sala de redacción virtual” en la que los periodistas se comunican, comparten documentos y trabajan juntos sin temor a ser monitoreados.

Otro socio de ICFJ es el Proyecto de Reporteo sobre Crimen Organizado y Corrupción (OCCRP, por sus siglas en inglés), con sede en Sarajevo, Bosnia-Herzegovina. El proyecto promueve colaboración periodística transfronteriza para periodistas de la ex Unión Soviética y países de Europa del Este. El OCCRP utiliza la plataforma Investigative Dashboard, creada por dos becados de ICFJ, que permite a los periodistas e investigadores acceder a bases de datos y recibir ayuda para analizarlas.

La capacidad de acceder a datos, ordenarlos y estudiarlos, la colaboración con periodistas de otras regiones del mundo y las nuevas tecnologías están haciendo cada vez más difícil a los gobiernos y a los criminales, ocultar información turbia. En una época en que cualquier persona con una cámara y conexión a Internet puede “hacer periodismo”, los periodistas no deben olvidar la diferencia que hacen y el poder indomable que tienen una investigación de calidad y una colaboración honesta sin miedo a compartir protagonismo. Ah, qué gran momento en la historia para ser periodistas.

*Conozca más sobre el impacto de la Iniciativa Regional para el Periodismo de Investigación en las Américas de ICFJ.       

Comenta