Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

LimónApps | May 24, 2018

Scroll to top

Top

Rigth now get betting bonus from bookmakers
Sin comentarios

Medallas con Doping positivo

En la alta competencia hay deportistas que para poder alcanzar triunfos, posicionamientos y becas, recurren al dopaje. Esto es, según la Agencia Mundial Antidopaje, la ingesta de una sustancia ajena al organismo para aumentar de manera artificial y deshonesta su rendimiento. Hoy, los seleccionados nacionales reconocen que Chile se enfrenta a una deficiente fiscalización, poniendo en riesgo no solo sus distinciones sino también su propia salud. ¿Qué está pasando con el control del dopaje en el país?

doping

POR: KARINA DOMIC DE LA PUENTE Y MERCE MOLINAS WATSON

Sábado 14 de mayo de 2016, Iberoamericano de Atletismo, Brasil. La gloria, los aplausos, la meta y una medalla de oro fueron el desenlace de los 3.000 metros planos que se realizaron en el Iberoamericano de Río de Janeiro, en el que el atleta chileno Iván López (27) registró su mejor marca de la temporada. López es seleccionado de atletismo desde los 14 años. Durante su carrera ha alcanzado una larga historia de triunfos, medallas y logros. En 2014 incluso llegó a anotar un tiempo histórico, borrando la plusmarca chilena que había registrado en 1990, su formador, el ministro del Deporte, Pablo Squella.

El “Keniata de la Pintana”, era la principal promesa del atletismo nacional. Sus proyecciones a futuro suponían enfocarse en la clasificación para los Juegos Olímpicos, pero guardaba un secreto que pondría fin a un sueño.

La tristeza, desazón y pena vendrían tan solo 19 días después de haber recibido la medalla de oro en el podio brasileño. Tres meses atrás (febrero), antes de competir en el Torneo Internacional Indoor de Villa en Madrid, le habían realizado un control de dopaje, a través de un examen de sangre, que a pesar de su demora, arrojaría positivo por inyectarse EPO. Una de las drogas más comunes entre los deportistas, ya que disminuye el cansancio por tener mayor oxigenación en la sangre y, por ende, la recuperación es más rápida.

La sanción: 4 años sin poder competir.

Desempeñándose actualmente como conductor Uber, Iván recuerda cómo fue el día en que su carrera se derrumbó: “Cuando me hicieron el control yo estaba en el aire, estaba seguro que en el examen de orina no podía salir nada, pero en el de sangre no sabía. Imagínate que a mí me hicieron ese control en febrero. Tres meses de análisis de la muestra, y en esos meses seguí compitiendo, incluso llegué a ganar medallas de oro”. Agrega que era primera vez en toda su carrera que le hacían una fiscalización de doping de sangre.

Agitado, después de salir de su rutina de entrenamiento, no sabe si es que volverá a competir con la más alta élite del atletismo, pero aún así sigue dedicando tiempo a lo que más le gusta hacer: correr. El deportista sancionado confirma que recurrió a la droga para poder posicionarse entre los mejores. Señala que a medida que sus marcas mejoraban entendía “cómo funcionaba realmente el mundo del alto rendimiento”. Concluye tajante que “las medallas olímpicas no se pueden conseguir sin dopaje, es imposible” y agrega que esta práctica se acepta al mismo nivel que el programa de entrenamiento o el plan de alimentación, y no es el único deportista que lo confirma.

David Dubó (31), karateka nacional, excampeón mundial de la especialidad y abanderado de Chile en los Juegos Panamericanos de 2011, presentó dos resultados adversos en muestras de orina que contenían un anabolizante denominado estanozolol, sustancia que aumenta la masa muscular e incrementa el almacenamiento de energía. El seleccionado, que desde enero arriesga hasta cuatro años de suspensión, señala que para ganar hay que llevar el cuerpo al máximo y “ayudarlo de todas las formas posibles”. Añade: “Lamentablemente los deportistas llevan sus cuerpos al límite, por lo que una dieta normal no permitiría lograr los rendimientos necesarios para alcanzar una medalla”.

Diversos seleccionados de atletismo, hockey, voleibol y otras disciplinas que, como deportistas de élite, reciben por parte del Estado, la Beca Proddar (Programa de Becas para Deportistas de Alto Rendimiento), afirman nunca haber sido sometidos a un control de doping en el país. Además, plantean que desconocen cuáles son las sustancias prohibidas y por ende voluntaria o involuntariamente se podrían encontrar bajo los efectos del dopaje.

“La gran mayoría de campeones están metidos en el doping. Todos tienen distintos métodos, distintas formas, pero finalmente todos se dopan”, señala López al terminar su práctica. Utilizar sustancias ilícitas para mejorar el rendimiento en las competencias está presente en los entrenamientos de los seleccionados, pero como nacionalmente existe una deficiente fiscalización del doping, son pocos los deportistas sancionados. Iván menciona que “el doping se usa más de lo que podamos imaginar, principalmente en pruebas que exigen un componente aeróbico”.

El atleta no fue el único de su equipo castigado por dopaje. Dos deportistas que entrenaban con su mismo adiestrador fueron sancionados por arrojar positivo de la misma sustancia. El seleccionado de atletismo, Mauricio Valdivia, inhabilitado a competir por cuatro años, y el maratonista Christopher Guajardo, suspendido de forma provisional solo dos años por asumir su culpa.

Cuando se habla de doping, definir a un responsable puede parecer tarea compleja, pero para el ministro del Deporte, Pablo Squella, son los deportistas. “La culpa la tienen las personas que se dopan. Los responsables son los deportistas, tal como dice la normativa, ellos son los primeros responsables de lo que tienen dentro de su organismo”.

El doping, según la máxima entidad del control de dopaje, la Agencia Mundial Antidopaje (WADA en su sigla en inglés) es: “La administración o uso por parte de un atleta de cualquier sustancia ajena al organismo o cualquier sustancia fisiológica tomada en cantidad anormal o por una vía anormal con la intención de aumentar de un modo artificial y deshonesto su rendimiento en la competición”.

qué es el doping

La Comisión Nacional de Control de Dopaje (CNCD), dependiente del Ministerio del Deporte, es el organismo encargado de controlar y fiscalizar el dopaje en Chile. Tiene cinco miembros: el secretario ejecutivo, el encargado de gestión de resultados, el encargado de la unidad de ciencias, el de la unidad de control y el de educación. Su función, según su página web es: “Dar a conocer la lista de sustancias y métodos prohibidos, realizar una agenda anual de controles en competencias nacionales e internacionales, controlar el uso de sustancias y métodos prohibidos e impartir acciones informativas como talleres, cursos y seminarios para actualizar el conocimiento sobre la materia”. Los registros de la CNCD señalan que, del 2014 al 2017, hay 24 deportistas chilenos sancionados por el Panel de Disciplina del Tribunal de Expertos en Dopaje.

“La gran mayoría de campeones mundiales están metidos en el doping. Todos tienen distinto métodos, distintas formas, pero finalmente todos se dopan”, Iván López, seleccionado nacional de atletismo suspendido por dopaje 4 años .

Para el ministro Squella, fiscalizar a los deportistas no es un objetivo sencillo. Afirma que “la capacidad que existe para controlar es del 1% de los deportistas mundiales, imagínense ustedes”.

Los programas anuales de controles de la CNCD se basan en una agenda que planifica efectuar un número exacto de fiscalizaciones al año. Los controles debieran ser al azar y abarcar a todas las federaciones, pero miembros de la Comisión afirman controlar solo aquellas selecciones que tienen más participación en competencias internacionales.

“Lo que hacemos por año es un análisis por deporte y por realidad nuestra. Nosotros no somos potencia en béisbol, prácticamente no controlamos ese deporte. Sí somos potencia en otros deportes, como por ejemplo, remo”, señala el jefe de Unidad de Control de la Comisión Nacional de Control de Dopaje, Andrés González.

Para la CNCD, las disciplinas que no se encuentran presentes en Juegos Olímpicos (JJ.OO.) tienen menor prioridad. “Los recursos siempre son escasos, hay que priorizar el trabajo. Se analizan factores fisiológicos, económicos y socioculturales del deporte y en base a eso sale una priorización sobre las disciplinas, que pertenecen a lo que nosotros denominamos, Grupo 1”, menciona Juan Carlos Miranda, jefe de Unidad de Prevención y Educación de la CNCD.

Dentro de los factores que se toman en cuenta al momento de determinar los controles de dopaje, se encuentran: resultados internacionales, posibilidades de logros internacionales y antecedentes de dopaje. El patín carrera al no ser un deporte presente en Juegos Olímpicos, miembros de la Comisión afirman no controlarlo. Lo mismo sucede con otras prácticas, tales como el hockey sobre hielo, polo, golf, squash, surf, entre otros.

El ex campeón mundial de karate menciona que la “fiscalización del dopaje en Chile es irregular y antojadiza. Sus procesos son poco claros y los protocolos son negligentes. No solo lo digo yo, sino que la Comisión también ha sido cuestionada por la WADA”.

A octubre del 2017 la CNCD afirma llevar 1.200 controles de doping realizados, su objetivo para este año es llegar a los 1.700. “Controles fuera de competencia hemos realizado más o menos 400. No recuerdo bien la cantidad, no es un dato exacto”, afirma Andrés González, jefe de Unidad de Control de la CNCD.

Esto no indica que controlen a esa cantidad de seleccionados, sino que puede que un deportista sea sometido a más de una prueba de doping. “No podría decirte hoy día a cuántos deportistas hemos controlado este año. Podemos decir que realizaremos 1.700 controles, que eventualmente pudiesen ser 15 a un solo deportista”, agrega el jefe de Unidad de Control.

Al entrar, al medio día, a la oficina de la CNCD, se encuentran seis escritorios vacíos, menos uno: el de Manfredo Schmuck, jefe de Unidad de Ciencias de la Comisión. ¿El resto? En un viaje a Paraguay, uno de los tantos que hacen al año, con el fin de capacitarse e ir a controlar a otros deportistas de las regiones de Chile.

Comunicarse con la Comisión es una tarea difícil, ya que no cuentan con un teléfono fijo al que se pueda llamar. El jefe de Unidad de Ciencias señala que a pesar que Latinoamérica cuenta con tres laboratorios acreditados, en Colombia, México y Brasil, las muestras que se realizan en Chile se envían a París, “porque al contar con un convenio cobran más barato”.

Laboratorio de resultados alterados

Acreditar un laboratorio nacional fue una de las promesas de campaña del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. “Para el alto rendimiento, se implementará un Laboratorio de Dopaje y un Centro de Recuperación Deportivo”, fueron las palabras de la actual Mandataria, cuando dio a conocer su programa de Gobierno en octubre de 2013. Actualmente, si las pruebas son revisadas en algún laboratorio nacional, aunque arrojen resultados correctos, para la WADA cuentan automáticamente como “resultados alterados”.

Para que un laboratorio reciba acreditación por la WADA se exigen una serie de requisitos, siendo uno de los más importantes que el centro debe pertenecer al Estado. El único establecimiento nacional que cumple con ese requerimiento es el laboratorio de la Universidad de Chile. Acreditar al laboratorio cuesta alrededor de cinco millones de dólares, según el Director del Laboratorio de Análisis Antidoping y Drogas, perteneciente a la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas, profesor Cristián Camargo.

Hoy, el escenario para la CNCD es complejo. Chile quedó sin un establecimiento para analizar sus controles antidopajes, ya que en el laboratorio de Francia se encontró un robot contaminado, que dejó su acreditación con la WADA suspendida por un tiempo indeterminado. Desde entonces, la CNCD comenzó a apurar el cierre de los convenios con los laboratorios de Barcelona (España) y La Habana (Cuba).

lista prohibida

La Organización Deportiva Panamericana (Odepa) eligió a Santiago de Chile como sede para los Juegos Panamericanos de 2023. A pesar de esto, el ministro Squella, en octubre de este año aseguró que Chile contaría con un laboratorio acreditado antes de conocer el país que organizaría el evento: “Todos sabemos que el 4 de noviembre cuando se entregue la sede de los Juegos Panamericanos, vamos a tener que tener un laboratorio acreditado, significaría un tremendo ahorro para el país”.

En medio de una competencia de ciclismo, se encontraba Pablo Squella, ministro de Deporte y ex presidente de la CNCD. El ex atleta olímpico, con pecho en alto y mirada fija, afirma que se está trabajando para que los deportistas tengan un deporte libre de dopaje.

-Ministro, Iván López dice que no se está fiscalizando a los deportistas…

- “Esa es una excusa simplista. Invito a Iván a estudiar un poco más. Cuando yo lo formé como deportista siempre le hablé que es posible llegar a ser campeón olímpico sin recurrir al dopaje”.

A tres meses del cambio de mando presidencial, la promesa no se cumplió. Chile no cuenta con un laboratorio acreditado. Andrés González menciona que para este año era imposible cumplir lo propuesto. “El laboratorio de la Universidad de Chile está viviendo un proceso de acreditación, pero es súper largo y caro, puede durar entre 3 a 4 años, y eso recién se está empezando a tramitar”, afirma.

“La capacidad que existe para controlar es del 1% de los deportistas mundiales, imagínense ustedes”, Pablo Squella, ministro del Deporte y Ex Presidente de la Comisión Nacional de Control de Dopaje.

Algo no coincide

Una sola muestra de doping puede llegar a costar hasta 800 dólares, 503.000 pesos, dependiendo de las condiciones y resultados del análisis.

Andrés González, jefe de Unidad de la CNCD, es el encargado de planificar y ejecutar todos los controles nacionales de doping anuales. Desde su silla negra, explica que los rangos de una muestra pueden ser muy amplios. “El examen de base tiene un promedio de 200 dólares. Posterior a la prueba, la WADA por ley exige un análisis complementario, sumándole al control 300 dólares”, afirma.

Si es que el estudio arroja “resultados atípicos”, como por ejemplo altos niveles de hormonas, se debe realizar una confirmación de la muestra con un costo de 300 dólares adicionales.

Según el Proyecto de Ley de Presupuestos del Ministerio del Deporte, para el año 2017 el monto entregado a la CNCD fue de 538,204 millones de pesos. Basándose en la información entregada por los miembros de la Comisión, cada control de dopaje tiene un costo mínimo de 500 dólares y máximo de 800 dólares, si es que el control arroja resultados atípicos. (314.888 y 503.820 pesos, calculando el dólar a la fecha de publicación de este reportaje).

Al sacar un promedio de lo que cuesta monetariamente hacer un control de dopaje se obtiene un valor aproximado de 650 dólares, que equivaldría a 409.354 pesos por prueba. Si es que se realizaran 1.700 controles de dopaje, como afirma la Comisión que harán este año, se tiene un total de 695.901 millones de pesos gastados solo en controles, superando por 157.697 millones de pesos al presupuesto entregado por el Ministerio del Deporte. Este monto total es solo en fiscalizaciones de dopaje, sin considerar los viajes que realizan mensualmente a regiones y el extranjero y los gastos en prevención, educación, entre otros.

Pruebas desconocidas

Según los reglamentos de la WADA, cada deportista que por razones médicas deba consumir alguna sustancia prohibida tiene que recurrir a la Autorización de Uso Terapéutico (AUT), en el cual se solicita un permiso para ingerir algún medicamento en particular. El proceso AUT, según la CNCD, “evita el riesgo de ser sancionado debido a un control de dopaje que arroje un resultado analítico adverso”. Cualquier deportista que requiera la autorización, debe hacerlo antes de ingerir el medicamento y con al menos 30 días de anticipación a la competencia.

Durante la investigación para efectos del reportaje, diversos seleccionados afirmaron desconocer dicho cuestionario. Adolfo Mena, médico con Magíster en Medicina Deportiva, dice que es muy común y un problema que no se conocen los fármacos de uso cotidiano considerados doping. “Los deportistas tienen desconocimiento. En la lista prohibida existe una gran cantidad de sustancias, muchas de ellas son derivados de un medicamento, como por ejemplo, antiinflamatorios o anticonceptivos”, afirma.

Una de las situaciones más difíciles que le ha tocado vivir a Mena, como médico deportivo, fue cuando un seleccionado nacional de pesas fue a su consulta porque lo habían descubierto con doping positivo. “El deportista me pidió hacerle un certificado donde dijera que este diurético que había tomado era por una lesión en la mano, y así rellenando la ficha justificaba la sustancia ilícita. Lo que más me llamó la atención fue que me visitó con su profesor”. A pesar de esto, el doctor Mena decidió no firmar la ficha y el deportista fue sancionado.

Otra de las normativas de la CNCD, es que los entrenadores deben saber dónde se encuentran los jugadores en cualquier minuto del año, esto con el fin de que si es que se desea hacer un control sorpresa los encargados sepan dónde encontrar a los seleccionados.

La actual seleccionada nacional de voleibol, Javiera Contreras, afirma nunca haber sido sometida a un control de dopaje. Agrega, que su entrenador no siempre conoce su paradero: “Si yo me escapara una semana a Perú, no tendrían por qué enterarse. Nunca le aviso a mis entrenadores dónde estoy si no estoy compitiendo”.

Los miembros de la Comisión afirman ir a los entrenamientos y casas eventualmente a realizar los chequeos. Cuando se habla de control “fuera de competencia”, uno de los principios básicos es que sea sin previo aviso.

Andrés González defiende la acusación, de no realizar fiscalizaciones sin notificar a distintas selecciones, aludiendo que cuentan con deportes prioritarios. “Nosotros contamos con un grupo registrado de control”, señala. Al consultar si es que se puede tener acceso al registro de controles que han realizado, menciona que es información “confidencial ya que se deben proteger los datos personales del seleccionado”.

Agrega, “contamos con 53 deportistas prioritarios. Todos los seleccionados que reciben becas por parte del Estado y aquellos deportistas que hayan sido sancionados y cumplieron su sanción, entran en este grupo”.

Dentro de este conjunto, los seleccionados deben tener 60 minutos diarios para un eventual control e indicar, a través de un sistema informático y con una actualización cada tres meses.

¿Dónde duermen? ¿Dónde entrenan? ¿Dónde van a competir?

Carla (nombre de pila ya que quiso mantener su anonimato) es seleccionada nacional de atletismo y ha representado a Chile en el Mundial Juvenil de España en 2012 y el Sudamericano realizado el 2014 en el país. Menciona que a pesar de recibir una beca Proddar, nunca ha sido sometida a un control de dopaje. “Llevo diez años representando a Chile y nunca durante toda mi carrera me han realizado un control de doping. Podría llevar compitiendo dopada toda mi carrera y nunca nadie lo sabría”, afirma.

Entre las funciones que debe cumplir la CNCD se encuentra también un área educativa, encargada de impartir acciones informativas como talleres, cursos y seminarios. “Actualmente existe educación antidopaje planificada, en base a una realidad que es la que nos abarca a nosotros”, menciona Juan Carlos Miranda, jefe de Unidad de Prevención y Educación de la CNCD.

El karateca, David Dubó, asegura nunca haber sido convocado a una charla antidopaje y agrega “que la desinformación del tema es tremenda y que es común que los seleccionados busquen la manera de mejorar su rendimiento”. En tanto, Iván López, afirma haber sido invitado tan solo una vez a una charla, pero por encontrarse fuera de Chile no pudo asistir a lo que quizás cambiaría su destino.

Manfredo Schmuck, jefe de Unidad de Ciencias de la CNCD, es el único encargado de responder las dudas acerca del doping de los deportistas de todas las selecciones del país. Agrega que el dopaje es un “mundo increíble. Hoy en día las Lista Prohibida tiene muchísimas cosas involucradas. Son infinitos los avances tecnológicos”.

Juez y parte

La CNCD se encuentra en una situación irregular según el Código Mundial Antidopaje, debido a que tienen dependencia administrativa y financiera del Ministerio del Deporte. La WADA envió en mayo de este año una advertencia clara: de no haber una regularización, el organismo que controla el dopaje chileno se expone a ser sancionado.

“Somos contratados por convenios del ministerio para temas administrativos, pero para acciones operativas las organizaciones antidopajes no pueden ser intervenidas por el Estado”, afirma Andrés González, jefe de Unidad de Control de la CNCD.

La Comisión al depender del Gobierno de turno provoca, según la WADA, una “dicotomía entre la velocidad de requerimientos fundamentados técnicamente y la velocidad real de los procesos en el sistema público”.

“Si hay que controlar a alguien de urgencia mañana no se puede hacer, porque tendríamos que comprar el pasaje de inmediato”, agrega el jefe de Unidad de Control de la CNCD.

Chile al presentar un incumplimiento del Código Mundial, infringe la norma dictaminada por la máxima entidad del dopaje. “Hay una utopía, porque lo ideal es que la organización sea un ente externo al Ministerio del Deporte. La WADA solo hizo una recomendación mediante un documento que se filtró, no sé cómo”, menciona Juan Carlos Miranda, jefe de Unidad de Prevención y Educación de la CNCD.

- Por lo tanto ministro, ¿la Comisión es independiente?

- “Sí, pero todavía no se encuentra a la figura para que sea absolutamente independiente. La única dependencia que tienen son los recursos económicos”.

Espíritu Olímpico

Francia, 1984: Pierre de Coubertin, fundó el Comité Olímpico Internacional. Dentro de sus objetivos estableció la práctica del Espíritu Olímpico, “la comprensión mutua en un espíritu de solidaridad y respeto a las reglas”.

Una de sus frases más célebres fue: “Lo más importante en la vida no es el triunfo, sino el esfuerzo. Lo esencial no es haber conquistado, sino haber luchado bien”.

Al respecto, el atleta Iván López, menciona que en Chile sólo se enfocan en logros y dejan de lado los procesos. “Si se planificaran proyectos a largo plazo, asegurando alimentación, suplementación e implementos, el dopaje no sería tan común”.

- Entonces Iván, ¿cuál crees que sería la solución al doping?

- “En vez de perjudicar a los deportistas nacionales, deberían prevenir. Hay que decidir una política que funcione a favor de los deportistas”.

- ¿Qué propones?

- “Tenemos que definir qué quiere Chile con sus deportes. Si queremos tener deportistas integrales, hagámoslo. Pero si queremos tener campeones, trabajemos como trabajan los campeones. Chile tiene que crear proyectos deportivos y hacerlos. La cuestión es, ¿apoyamos o no apoyamos?”. LimonApps

 

Reportaje presentado a la Facultad de Comunicaciones de la Universidad del Desarrollo para optar al título profesional de Periodista.

PROFESOR GUÍA: SRA. MAGDALENA WALKER

Noviembre, 2017 SANTIAGO

Comenta