Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

LimónApps | January 21, 2019

Scroll to top

Top

Rigth now get betting bonus from bookmakers
Sin comentarios

Lo que aprendimos de las coberturas de medios online tras Bruselas

felipePor Felipe Gálvez, periodista y profesor de Taller de Medios y Seminario de Título

La observación de tres medios internacionales y su cobertura sobre los atentados en Bruselas, nos permite distinguir algunos elementos que hablan de la adaptación del periodismo a los cambios que supone la comunicación online, específicamente en Internet y redes sociales.

Esta adaptación no es provocada exclusivamente por el atentado terrorista, sino que ocurre en el marco del proceso de transición que durante años ha llevado a los medios de comunicación desde la tradición de publicar en papel y al día siguiente de los hechos, a hacerlo en una web y al mismo tiempo en que la noticia está ocurriendo.

Así, es posible que estos elementos que detallo a continuación no representen necesariamente una novedad para los lectores (menos para aquellos denominados nativos digitales), pero sí nos sirven como constatación de la forma o estilo que tiene hoy el periodismo, ya bien encaminados en la segunda década de este siglo.

Lo veo, además, como un ejercicio central en la formación de futuros periodistas, aquellos para quienes estos estilos pueden ser obvios y únicos en su esencia, cuando la realidad indica que son más bien producto de un proceso y un relevo de un periodismo en extinción.

Newsfeed
En medio de caos informativo que supone un hecho de alto impacto, como un atentado o un desastre natural, los medios han debido adaptar su plataforma online al formato de “newsfeed” que tan bien han popularizado las redes sociales, entregando información sintetizada, en pocos caracteres y con actualización constante.

Ya sea utilizando herramientas propias o soluciones disponibles en el mercado, los medios recurren a CMS que permitan la entrega informativa a través de cápsulas, con inserción de cajas de contenido generado por usuarios (UGC) en las redes sociales. El “En vivo”, más común de los canales de televisión que de los medios escritos, dio paso al “minuto a minuto” o “actualización permanente”, generando verdaderas línea de tiempo informativas, como estos ejemplos de “El País” y “The Guardian”. El medio inglés agrega una herramienta muy útil en lo que navegación se refiere, el “Key event”, que permite “saltar” a la información más clave dentro de esta secuencia de hechos (que en ocasiones puede ser eterna).

atentados2

Una de las imágenes más representativas de la crudeza de los atentados en Bruselas.

Lo que sabemos
La información desbordante en fuentes, medios y redes sociales tras un hecho de esta magnitud traslada la misión del periodista desde un simple informador a un verdadero organizador de datos. La tarea principal está más bien en segregar, clasificar, comprobar y sintetizar dicha información existente. Y en ese sentido, el producto “Lo que sabemos” aparece como una excelente alternativa para la audiencia. Su simpleza es la clave: Es un listado de datos concretos y confirmados que nos permiten tener una visión global de qué es lo que realmente está sucediendo. Y lo que no…

“Lo que sabemos”, de El País

“What we know and don’t”, de New York Times

“What we know so far”, de The Guardian

La desinformación de las redes sociales
El punto anterior nos lleva al gran peligro que a veces ofrece tener un celular a mano, estar frente a una catástrofe y tener unas incontrolables ganas de opinar. Es tentador hacer RT, compartir o publicar cualquier foto o información que luzca relevante o novedosa en medio de este mar de datos que nos supera tras un atentado.

No han sido pocas las veces en que medios de comunicación se han dejado arrastrar por esta vorágine informativa sin revisar si lo que están publicando corresponde o no a cómo sucedieron los hechos. Durante los atentados en Bruselas, por ejemplo, surgió un video que supuestamente mostraba una de las explosiones en el aeropuerto belga y no pocos lo compartieron. La realidad decía otra cosa: correspondía a un atentado ocurrido en 2011 en Moscú.

El País, a través de su sección verne, de noticias sobre Internet (de paso, muy recomendable), alerta sobre este hecho y aborda cómo evitar la desinformación en redes sociales.

El video del testigo
Poco se puede discutir respecto a la efectividad del uso del video para comunicar. Facebook ha comprobado su éxito al nivel de “obligar” a muchos medios y usuarios a dedicar bastante tiempo en la elaboración de este tipo de productos aún cuando el resultado no sea más que textos y fotos animadas.

En situaciones como las vividas tras un atentado, el video es, hasta ahora, la mejor manera de transmitir lo que realmente ha sucedido. Es posicionar al resto del mundo en el “lugar de los hechos”, usando una manoseada frase periodística.

Esto suponía un gran problema para los medios no televisivos que Internet ha ayudado a resolver. El “Contenido generado por usuarios”, o UGC en su sigla en inglés, es una poderosa herramienta para acceder a material que antes hubiera sido imposible conseguir. La suma de smartphones, redes sociales y una buena cuota de “yo estuve ahí” da como resultado el registro de videos del momento exacto o de los instantes posteriores a un suceso de alto impacto. Y los medios (se) han aprovechado la generación de ese tipo de contenido. Algunos le llamarán “cazanoticias” otros “periodismo ciudadano”. Lo que importa es que ese contenido generado por usuarios ha encontrado un espacio en los medios y en este tipo de ocasiones es cuando se vuelve relevante ofrecer un buen espacio en elhome para exhibirlos.

Finalmente, y solo a modo de reflexión, quiero compartir otro interesante análisis de verne, la sección con que El País homenajea a Julio Verne. ¿Sirve de algo tuitear sobre los atentados?

* Nota: Este artículo fue publicado originalmente en Linkedin

Comenta