Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

LimónApps | November 20, 2017

Scroll to top

Top

Rigth now get betting bonus from bookmakers
Sin comentarios

Fake News: ¿cómo andamos por casa?

Hace unos días, la II Cumbre de Periodismo, organizada por Periodismo UDD, reunió a Cony Stipicic, conductora de Radio Duna; Eduardo Sepúlveda, director del medio digital El Líbero; Cristián Bofill, director de prensa de Canal 13 y Francisco Moreno, secretario general de la ANP, para debatir en el panel “Noticias falsas y ética”. 

fake news

El concepto “fake news” apareció en 2016, casi a la par con la “posverdad”, el que finalmente fue elegido el neologismo del año por el Diccionario Oxford. Ambos neologismos tienen en común su procedencia: las elecciones en EEUU que coronaron a Donald Trump como presidente, arrastrando una serie de análisis que aún intentan explicar su victoria.

Curiosamente, fue el propio Trump quien impulsó el concepto “fake news”, para referirse a las investigaciones serias que no le favorecían. Sin embargo, el concepto es perfecto para explicar las mismas noticias falsas contra Obama y Clinton, y a favor de Trump, que fueron tan bien posicionadas en Google, Facebook y Twitter, y que el actual presidente de EEUU no dudó en viralizarlas.

Para analizar esta realidad en el contexto nacional fue que la II Cumbre de Periodismo, organizada por Periodismo UDD, reunió en el panel Noticias falsas y ética” a Cony Stipicic, conductora de Radio DunaEduardo Sepúlveda, director del medio digital El LíberoCristián Bofill, director de prensa de Canal 13 Francisco Moreno, secretario general de la ANP. Moderó Carolina Mardones, decana de la Facultad de Comunicaciones UDD.

“La visión que logró instalar Trump, es que los medios son parte del establishment. Esto le sirvió distanciarse de la cúpula del republicanismo, y contrató a la mejor gente para canalizar ese fenómeno en redes”, advirtió Stipicic, “en EEUU el 40% se informa a través de RRSS. La gente ha optado por aislarse y retroalimentarse en círculos reducidos. Se va generando una cadena para la formación de la posverdad, que no es otra cosa que una gran mentira, de gente que no tiene tiempo ni le interesa informarse”.

Para Cristián Bofill las mentiras en los medios no son algo nuevo. “En la prensa se ha mentido siempre. Se miente por motivos ideológicos, por motivos comerciales y por incompetencia. Es importante señalar que con las redes sociales la prensa perdió el monopolio de intermediación entre el poder y los ciudadanos, creíamos que estábamos en un negocio de contenidos pero nos dimos cuenta, tristemente, que estamos en un negocio de distribución. La novedad es que no solo por la prensa se informa la gente”.

El fenómeno se vivió de alguna forma en Chile, con la difusión de información falsa a través de plataformas como Whatsapp, durante los incendios en el sur de Chile, con imágenes e información que culpaba a grupos mapuche y organizaciones internacionales como las FARC, de estar detrás de los siniestros.

“Estamos en una etapa previa a lo que pasó en EEUU. El hecho objetivo no forma opinión y eso sumado al vértigo de las redes y a alguna gente que opta por Whatsapp para informarse, crean el clima perfecto. Hay que reconocer que no es un tema nuevo, pero también que estamos en peligro. Como ANP estamos muy atentos a las fake news”, agregó Francisco Moreno, secretario general de la Asociación Nacional de Prensa.

LA VACUNA CONTRA LA INFORMACIÓN FALSA

Las investigaciones sobre redes sociales dan cuenta del inmenso caldo de cultivo para noticias falsas que posibilitan estas plataformas, aunque no todas son igual de efectivas respecto a los contenidos denunciados. Twitter borra el 1% del contenido falso denunciado, Facebook lo hace con el 39%, y en YouTube esa estadística llega al 90%. El problema, según un estudio hecho en Indiana (EEUU), es que pasan 13 horas promedio entre que se publica una información falsa y alguien sale a desmentirla.

Moreno indicó que en Alemania se está estudiando un proyecto de ley que establece multa a medios que no retiran información falsa: “La reacción de Facebook fue decir que cuentan con 700 personas que revisan el contenido en ese país. Estas plataformas deben tener una responsabilidad social que sirva de colador, pero sin ser un cortapisa a la libertad de expresión”.

Eduardo Sepúlveda, director del medio digital El Líbero, también cree que las “fake news” reposan sobre un sistema favorable. “Si como ciudadano no tienes una base informativa contundente, esa información te va a infectar y vas a ser parte de la horda enfurecida. Como antídoto para la proliferación de este fenómeno, como medios debemos ser capaces de hacer un mejor trabajo de divulgación”.

Para Bofill el tema no es tan sencillo. “A la gente les gustan más las noticias falsas que las verdaderas. Google y Facebook son herramientas, no los enemigos. Las noticias falsa durante los incendios están asociados a la inmediatez. En ese sentido, lo del Cóndor Rojas hoy no dura 10 minutos, en cambio en ese tiempo La Tercera tuvo pagarle para que confesara un año después. En estas próximas elecciones tendremos un test mayor sobre todo esto”.

Comenta