Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

LimónApps | December 11, 2017

Scroll to top

Top

Rigth now get betting bonus from bookmakers
Sin comentarios

EIDOS o la magia de transformar un CD en anteojos para niños

Las estudiantes de Publicidad UDD Bárbara Pérez-Cotapos y María Pía Errázuriz, decidieron llegar al fondo del asunto, así es que cortaron un CD, separaron sus capas e incluso lo derritieron. El objetivo era desentrañar la materialidad del casi obsoleto dispositivo musical.

Como parte de su Proyecto de Título de Publicidad UDD, presentado a principios de 2016, ambas estudiantes investigaron las potencialidades de este objeto, en función del mandato inicial: crear un producto o servicio para la categoría temática “música”, destinado a padres de 30 a 45 años con hijos de hasta 10 años, del nivel socioeconómico ABC1, C2.

“Descubrimos que el 98% de un CD está compuesto por policarbonato, y que tiene filtro UV incorporado. De hecho, llevamos uno a una óptica para chequear que así fuera”, explica Bárbara.

A estos descubrimientos se sumó la revisión de distintas publicaciones científicas que revelaron que los niños mostraban una curiosa condición médica. En los menores de 10 años, el cristalino de los ojos –que enfoca los rayos de luz– permite el paso de más del 75% de la radiación UV.

“Nos dimos cuenta que los niños tienen poco desarrollados sus ojos y este hecho no se sabe. Eso hizo sentido con nuestro producto, que está dirigido a los padres ‘partner’, aquellos que se visten iguales que sus hijos, que hacen actividades juntos, y que se preocupan mucho por ellos”, revela la también estudiante de Ingeniería Comercial.

De estas conclusiones surgió la idea de EIDOS, los lentes para niños reciclados de CD, proyecto que cuenta con un triple impacto. “Lo ambiental, porque reciclamos los CD; social, porque los padres se concientizan de la necesidad de proteger a sus hijos del efecto dañino de los rayos UV; y económico, porque calculamos que la fabricación del marco de los lentes, y el añadido de una capa especial a los cristales, cuesta entre $4.000 y $5.000 por cada pieza”, explica Bárbara.

“Nuestro proyecto, cuyo nombre significa ‘género musical’ en griego, es viable de concretarse. Hablamos con contactólogos y nos dijeron que es posible”, añade. La iniciativa es inédita, según afirma una de sus autoras. “Existen anteojos reciclados de madera y plástico, pero no de CD, a lo que sumamos una ventaja adicional, porque también ideamos tácticas para recuperarlos desde las casas, lo que potencia aún más el reciclaje”, concluye.

Vea aquí el video caso de EIDOS:

Comenta