Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

LimónApps | September 25, 2018

Scroll to top

Top

Rigth now get betting bonus from bookmakers
Sin comentarios

Economía, Tecnología y Educación: los desafíos que dejó Seminario “El Valor de las Industrias Creativas en Chile”

La Facultad de Comunicaciones de la Universidad del Desarrollo convocó a destacados actores culturales para conocer la realidad, problemáticas y desafíos de un sector cuyo aporte al PIB del país es mayor que el de sectores productivos importantes como la pesca.

El aporte que realizan las economías creativas al desarrollo y crecimiento del país es cada año mayor y mayormente reconocido. El 2,2% que aporta el sector creativo al PIB nacional, junto al impacto que genera en la imagen internacional de nuestro país, motivaron a la Facultad de Comunicaciones de la Universidad del Desarrollo a organizar el Seminario El Valor de las Industrias Creativas en Chile, que contó con la participación de destacadas figuras del ámbito cultural.

En el encuentro participó el Subsecretario de las Culturas y de las ArtesJuan Carlos Silva, quien hizo un paneo sobre la situación de las industrias creativas en Chile, un sector que a pesar del desarrollo económico que genera, cuesta comprender con indicadores convencionales.

“Es lo particular del sector cultural, donde los proyectos e iniciativas generan una externalidad positiva, es decir, un valor para la comunidad en general que excede al beneficio que podría reportar la contraprestación de un determinado aporte privado. Por lo tanto, mientras más difícil sea reflejar el valor cultural en un valor económico, más se necesita y justifica la intervención del Estado en dicha actividad o industria”, explicó.

En ese sentido existe el Plan Nacional de Fomento a la Industria Creativa, el cual fue presentado en mayo de 2017, y que tiene entre sus desafíos el aumentar el reconocimiento del término “economía creativa” a un 30% de la población; contar con instrumentos de fomento focalizados en esta área y en instituciones distintas al Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio; aumentar en al menos un 50% la exportación de servicios creativos y mejorar la generación y disposición de información a través de la creación de un observatorio de investigación sobre economía creativa. 

Un actor importante en el incentivo de la economía creativa en los últimos años ha sido CORFO. La institución estatal ha intervenido en algunas fallas de mercado en el mundo de la cultura, pero bajo el entendido que ha una diferencia sideral entre generar rentabilidad privada y generar rentabilidad cultural, preservar el patrimonio, mejorar la imagen país, y otros aspectos que van más allá de lo utilitario.

Sin embargo, Felipe Mujica, director Ejecutivo de Industrias Creativas de CORFO, se refirió a la necesidad de mirar mejor el carácter económico de este sector. “Está más cerca de lo industria que de la política cultural. Hay una reconfiguración de la economía creativa con nuevos bienes culturales, como el diseño industrial o los videojuegos. Entonces pasas de estar mirando oportunidades en los salmones, a ver que hay personas que están vendiéndole juegos a las grandes compañías de consolas. La economía creativa es un súper buen candidato para encontrar un espacio en el mercado y es una industria de rápido crecimiento”, advirtió.

 Respecto al término mismo, Alejandra Ferrari, Gerente General de ACHAP, hizo un llamado a reconocer a la publicidad dentro de la economía creativa: “En su definición habla de que involucra conocimiento, educación, tecnología, etc. Cuando uno piensa en la industria publicitaria, tiene todo eso, porque la publicidad no es hacer comerciales, sino generar contenidos creativos. Creo que es un error que la publicidad no sea parte de la economía creativa”.

EDUCACIÓN, LA CLAVE

Como Directora Ejecutiva de CorpArtes, Francisca Florenzano, ha sido testigo de la importancia de la educación en el mundo del arte. Mediante la corporación ha llevado adelante iniciativas donde los niños de escuelas públicas y colegios subvencionados viven, al menos una vez, una experiencia vinculada a la cultura y las artes.

Por eso, más que pensar en la exportación, la gestora cultural, puso el foco en el mercado propio. “Son unos pocos que pueden incorporarse de buena manera en estos ámbitos del arte y la cultura. Tenemos que abrir esa oportunidad a todos, y eso pasa no solamente por el aula y la casa, los niños de todo el país deben experimentar la cultura y las artes. Esa es la base”, expresó.

Constanza Arena, Directora Ejecutiva de CinemaChile, se sumó a esta demanda. En el caso del cine chileno, sin una televisión que apoye a las producciones, las películas han tenido que salir al extranjero a buscar recursos. Por eso, precisamente, nació Cinema Chile, iniciativa que le da valor agregado a las películas apoyándolas en festivales importantes.

“‘Una mujer fantástica’, película que nadie duda ha sido la bandera de posicionamiento de Chile en el extranjero, no fue lo que se llame un hit en nuestras salas. Lelio no es un director de que le da la espalda al público local, sino que hay circunstancias que impiden que el público conecte con nuestro cine desde la primera infancia. Se dialoga con un foco en producción pero luego se abandona a defenderse sola en un contexto dominado por Hollywood. Nunca en mis 6 años en CinemaChile, me ha tocado estar en un foro donde haya presente alguien de educación”, dijo.

PROBLEMAS Y DESAFÍOS DE LA INDUSTRIA

Santiago a Mil y Centro Mori, la feria Ch.ACO y Puerto Ideas son marcas líderes en el teatro, el arte y el pensamiento. Sin embargo, sus gestores tuvieron que mover montañas, sobre todo culturales, para poder hacer de estos emprendimientos lo que son hoy. La clave, según Cristóbal Vial, fundador de Centro Mori, “poner los sueños por delante del excel”.

Carmen Romero, Directora de Santiago a Mil, coincidió con Vial. “Para nosotros lo más importante siempre fue poner los sueños antes de los números. No sabíamos ni cuánto costaba hacer el festival, y era un trabajo colectivo que para nosotros era urgente: conectar al teatro con el público. Las artes escénicas le deben mucho al teatro. Esto no es un negocio, es importante para el país y para nosotros”.

Actualmente las cifras del festival que se realiza en enero sorprenden: El 80% del público que va a Santiago a Mil lo hace gratis y llevan más de 13 millones de personas en el teatro. Carmen volvió sobre la importancia de la educación: “Las audiencias se forman desde niños, las artes están fuera de nuestra experiencia infantil, por eso creamos un proyecto El Teatro en la Educación: partimos con un piloto en La Granja, con un ramo de teatro, hoy con el ministerio de comunicación, tendremos un ramo de teatro para mil niños en Barrancas, Pudahuel, Cerro Navia y Lo Prado”.

Chantal Signorio, Directora de Fundación Puerto de Ideas, recordó la mayor dificultad para levantar Puerto de Ideas: “Me dijeron ¿cómo una conferencia puede ser un festival, entretenida y de goce? Poder acceder a recursos cuando tu proyecto está en un papel, en ese momento, el pertenecer lamentablemente es clave. Donde naciste, donde estudiaste… Pero tener buenas relaciones en el ámbito que emprendes es importante también”.

Finalmente Irene Abujatum, Directora de Ch.ACO, feria que ha convertido a los museos y galerías de la capital en un polo de crecimiento, cerró con el tema de los territorios creativos: “Creo que las ciudades se deben apropiar de estos proyectos, Eso ha hecho que Ch.ACO traiga más de 30 invitados anuales: coleccionistas, curadores, etc. Ahora estamos trabajando en Viña del Mar, lo que ha despertado deseos, como tener una gran sala de arte”.

Comenta