Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

LimónApps | August 19, 2019

Scroll to top

Top

Rigth now get betting bonus from bookmakers
Sin comentarios

¿Cómo pudo pasar?

Los medios de comunicación más reputados de Estados Unidos, herederos de una tradición histórica de precisión y verificación de datos, están en shock ante el reciente informe de la Columbia Graduate School of Journalism, que revela una serie de errores en un bullado reportaje publicado en noviembre pasado por la revista Rolling Stone.

Mandatada por la misma publicación, la más famosa escuela norteamericana de periodismo chequeó cada una de las fases del artículo y concluyó que la investigación, que denunciaba una escabrosa violación colectiva a una estudiante de la Universidad de Virginia, nunca ocurrió.

rape2

El informe es lapidario y señala el nivel amateur de los fallos de una de las más prestigiosas revistas de Estados Unidos. Rolling Stone cometió errores “básicos, incluso de rutina en el ejercicio periodístico”, al no verificar ninguna de las afirmaciones que realizó “Jackie”, la supuesta joven atacada en 2012 por 7 estudiantes, como rito de iniciación en una fraternidad.

La revista pidió disculpas públicas y reconoció que sólo encendió sus alarmas cuando el famoso diario The Washington Post comenzó a dar cuenta de serias dudas sobre la veracidad del hecho.

De todas las críticas tras este episodio, la más preocupante señala que el origen de este fiasco radica en la profunda convicción de los editores de que la historia era cierta, y que eso les hizo obviar el imprescindible chequeo de los datos. Los ataques sexuales en las universidades norteamericanas son un fenómeno tan grave en ese país, que han motivado incluso la intervención del gobierno.

Otro de los flancos abiertos tras el informe es que ni la autora, Sabrina Rubin Erdely, ni los editores, perdieron sus empleos, hecho que suele ser la primera medida de un medio prestigioso en defensa de su integridad profesional, ante un fallo de proporciones como éste.

Varias esquirlas aún siguen en suspenso. La  fraternidad Phi Kappa Psi, de la Universidad de Virginia, señalada como la agrupación donde ocurrieron los hechos, se querellará contra la revista y alega que incidentes como éste podrían incluso desalentar a las víctimas reales de denunciar estos crímenes.

Las consecuencias de este fiasco periodístico obligan a volver a discutir, insistentemente, sobre la razón de ser del periodismo y los principios que lo rigen.

Según los renombrados Bill Kovach y Tom Rosenstiel, en The Elements of Journalism: La primera obligación del Periodismo es la verdad. Y su esencia disciplinar es la verificación. Todo lo que ignoró Rolling Stone.

Comenta